En el corazón del sueño

Esta novela retrata con agudeza y delicado detalle el fondo más irracional y aterrador de la mente humana; también sin miramientos, pero a la vez con un buen uso de la sutileza. Los personajes son bastante normales, en el sentido de que no cuentan con superpoderes o una belleza irresistible... lo que no quiere decir que sus caracteres, por mundanos, sean menos interesantes. Poseen ricos matices con los que se juega desde el primer momento, y sus diálogos, acciones y pensamientos provocan en el lector grandes momentos de alegría, tristeza y un bien medido componente de suspense. No puedo dejar de mencionar la relación de amistad entre Mónica y Celeste, asombrosamente realista, que se desarrolla con normalidad contra todo pronóstico y nos proporciona una mirada muy tierna sobre la generosidad y el egoísmo que somos capaces de aplicar en el campo de los afectos. En cuanto al misterio principal que implica al personaje protagonista, hará las delicias de los aficionados a las televisivas Jessica Fletcher o Laura Lebrel, pues los personajes realizan una importante labor detectivesca: en unas reuniones un tanto peculiares ponen en común lo que cada uno ha averiguado (sobre todo a través de Internet, también sonsacando información a terceros), siempre dentro de las posibilidades de un grupo de su edad. Toda la historia está impregnada de un aire melancólico que a veces no te deja respirar y que coincide con los viajes por los sueños de Celeste, pero no dejan de estar presentes algunos toques de humor que se producen por el choque de personalidades tan dispares como las de este grupo. En cuanto a la ambientación, Carmen Pacheco da rienda suelta a sus dotes descriptivas para mostrarnos un mundo fascinante gracias a un lenguaje sencillo pero efectivo que permite al lector imaginar sin demasiadas complicaciones el complejo juego de sueños de los personajes. Estos emplean términos coloquiales, un uso que nunca resulta forzado y que permite al lector identificarse más con estos oníricos navegantes que habitan en una ciudad española sin identificar. Si tuviese que poner alguna pega, me referiría al tremendo potencial de los personajes, que no se desarrolla por completo (como en el caso de Lucas y Jonás), si bien es lógico, porque tampoco sería de recibo extender la novela hasta el infinito. Además, para variar, me he encontrado con un libro que deja abiertas muchas posibilidades, pero cuya trama principal queda perfectamente  resuelta, sin necesidad de estirar el chicle.


En el corazón del sueño cuenta con un argumento original que sabe llegar a buen puerto y con una carga a partes iguales de cierto realismo mágico, suspense, amor y aventuras; todo ello desarrollado de forma efectiva gracias a unos personajes cuyo carácter humano es su mayor virtud. Casi cuatrocientas páginas llenas de pasiones, humor y vida que componen un caramelo que deja un buen sabor de boca.


Por Héctor F. Sánchez